DIARIO DE LOS ANDES (MÉRIDA)

 

Adela Lozada.-

Con esta deficiencia los vecinos vienen sufriendo desde hace un año, por lo que durante las noches la carretera -vía que además conecta a los diferentes municipios del estado Mérida y occidente del país- permanece a oscuras y como boca de lobo.

Damaris Rincón, habitante del lugar desde hace 25 años, explicó que el principal problema se debió a que una de las guayas se partió, generando un chispazo y que “gracias a Dios no había nadie, pues pudo ocurrir una tragedia que lamentar”.

“Desde el año pasado le entregamos un oficio a José Echeto y al alcalde Juan Peña para que nos arreglara el poste y alumbrado, firmado por los mismos habitantes, y cuando ellos se dirigieron a Corpoelec para articular los trabajos la respuesta que les dieron es que ellos no trabajan con la Alcaldía y ante esta falta de conciencia, en nuestra comunidad se nos cayeron las guayas en donde hay niños y hasta personas con discapacidad, lo cual no es justo”, apuntó.

Diferencias políticas

En su opinión, no puede ser que ante la diferencia política el pueblo sea el afectado. “Aquí se cayeron las guayas a las 3:00 de la tarde del domingo y nadie nos respondió, cuando llamamos al Alcalde me dijo que no podía porque es competencia de Corpoelec y además no podían hacer nada porque no cuentan con las herramientas para arreglar el problema, y cuando avisamos a la empresa eléctrica nadie llegó, entonces dejen trabajar a la Alcaldía y atiendan al pueblo”.

Dijo que uno de los postes de luz tiene tres años deteriorándose y a punto de caer y si eso pasa se colapsaría todo el sector. “Aquí el problema es que todo el mundo se lava las manos y el que sufre finalmente es el pueblo que solo exige sus derechos, la única manera aquí en Venezuela es protestando y cerrando las calles”.

http://www.diariodelosandes.com/index.php?r=site/noticiasecundaria&id=41830#titulo