EL UNIVERSAL

 

“Expresar que el apagón fue por sabotaje, indicando que se originó por un conductor desprendido con una vara de bambú con un gancho, lejos de aclarar sus circunstancias, deja un cúmulo de interrogantes que confirman la situación de precariedad y vulnerabilidad del servicio eléctrico”, dijeron especialistas.


Caracas.– Las declaraciones ofrecidas por el Gobierno, referidas al apagón de este lunes que afectó zonas de la Región Capital y de los estados Vargas y Miranda, “evidencian tanto la carencia de conocimiento por parte de los voceros, como el estado de deterioro y abandono en el cual se encuentra la infraestructura eléctrica”, señalaron especialistas.

“Expresar que el apagón fue por sabotaje, indicando que se originó por un conductor desprendido con una vara de bambú con un gancho, lejos de aclarar sus circunstancias, deja un cúmulo de interrogantes que confirman la situación de precariedad y vulnerabilidad del servicio eléctrico”, señalaron en una posición conjunta los ingenieros Miguel Lara, José Aguilar, Ciro Portillo, Nelson Hernández, Iñaki Rousse, Efraín Carrera, Leopoldo Baptista y la licenciada Florinda Morales, integrantes del Grupo Ricardo Zuloaga (GRZ).

Explicaron que “el suministro de electricidad de la región capital no depende de un cable de 5 a 6 metros de longitud por tanto es inaceptable que la máxima autoridad eléctrica exprese que, el desprendimiento de un cable de esas características, al cual denominó ‘puente’, se hayan quedado sin servicio importantes zonas de la Región Capital y de los estados Miranda y Vargas”.

Si el desprendimiento de ese conductor dio inicio al apagón, advirtieron, estaría evidenciado que existe una alta precariedad en el mantenimiento del equipamiento, lo cual sería la causa real de la falta de energía por varias horas en la capital y sus estados aledaños.

Los analistas destacaron que el sistema de la región capital, construido por la Electricidad de Caracas para dar confiablidad al suministro de energía a sus áreas servidas, se une con el resto del Sistema Interconectado Nacional a través de 6 líneas de 230 kV: La doble terna Junquito – OMZ, la doble terna Papelón – OMZ, una línea Santa Teresa -Papelón y una línea Santa Teresa – India Urquía, también nombrada como Termo Centro o El Sitio.

“Bajo ese esquema de interconexión”, dijeron, “la salida de toda la subestación a 230 kV en Santa Teresa solo debía sacar de servicio las líneas Santa Teresa- India Urquía y Santa Teresa – Papelón, entretanto la demanda de la región capital (estimada en unos 1850 MW para esa hora pico) debió seguir siendo alimentada por las 4 líneas a 230 kV que salen de OMZ a lo que debía sumarse la generación propia del área la cual, viene siendo de unos 1100 MW y por ello, no se debió afectar el servicio en la región capital”.

Los expertos consideraron que “ante el desprendimiento del conductor, el sistema de protecciones debe despejar la falla que dicho desprendimiento origina. De no ser así, entonces se estaría en presencia de una actuación errática del sistema de protecciones y con ello la falla perdura, por la cual salen de servicio otros equipos lo  que termina causando el apagón”.

En sus declaraciones, la autoridad eléctrica omite estos eventos y con ello oculta la causa real del apagón, que por lo visto apunta hacia un problema de protecciones, aunado a la baja generación que generalmente se tiene en el área capital, sostuvieron.

http://www.eluniversal.com/noticias/economia/senalan-que-infraestructura-electrica-encuentra-abandono_681850?utm_source=TituloDeNota&utm_medium=Email&utm_term=VersionMedio&utm_content=Tarde&utm_campaign=NewsletterRediseno