Bolívar, la región con más alto crecimiento de la oposición democrática

CORREO DEL CARONÍ

PÚBLICO & CONFIDENCIAL/Damián Prat C.

La votación por Henrique Capriles y los partidos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en el estado Bolívar fue de 328 mil votos, un 46% y ganando en los centros urbanos en los que reside la mayoría de los trabajadores de nómina de las empresas como Sidor, Ferrominera, Venalum, Alcasa, Bauxilum, Minerven, Carbonorca así como educadores y empleados del estado y la empresa privada. La oposición democrática ganó en Unare, en los núcleos principales en los que residen ferromineros en Puerto Ordaz y Ciudad Piar las tres parroquias de Puerto Ordaz, en El Callao, Guasipati, Tumeremo, Upata y en las parroquias urbanas de Heres (Ciudad Bolívar). Creció, aunque menos de lo necesario, en San Félix.

El crecimiento en los votos de Capriles y la MUD en Bolívar fue el segundo más grande de toda Venezuela, al pasar de 168 mil votos en la presidencial de 2006 a 328 mil, es decir, unos 160 mil votos más que es casi el doble, casi un 100% más. En el porcentaje se ve aún más claro: de 31% en 2006 se creció hasta 46% en 2012, es decir se remontó 15%, mientras la votación oficialista perdió el mismo porcentaje de apoyo, derrumbándose de 68,5% a 53%. Medido de otra forma, a pesar de que hubo unos 180 mil votantes más, el voto chavista apenas sumó 13 mil nuevos votos, mientras la oposición crecía 160 mil.

Ese “detalle”, que ha quedado un tanto relegado en el análisis que cada ciudadano hace, debido al hecho objetivo que no se logró ganar la Presidencia, explica, en parte, la virulenta, mil millonaria y desmedida campaña del candidato reeleccionista Rangel Gómez, tanto en la “guerra sucia” contra Andrés, tratando de desacreditarlo moralmente, como en la suya propia. Es obvio: están viendo como crece el cambio y tratan de frenarlo. Intentan apabullar con su colosal poderío económico. La gran burguesía roja en acción para no perder el poder, las prebendas y privilegios. Ese es otro detalle, por cierto, que explica porque en Bolívar es tan grande la disidencia chavista: las bases populares de partidarios del gobierno rechazan a esa nueva oligarquía que ostenta tantas riquezas

¿Por qué creció tanto Capriles y la MUD en Bolívar, incluso muy por encima de la media nacional de crecimiento que fue muy buena? ¿Por qué ganó en todos los centros donde se agrupan miles de familias de trabajadores que tenían empleos estables, agrupados en sindicatos y con contratos colectivos? ¿Por qué, en cambio, el crecimiento fue más modesto y claramente insuficiente en las zonas rurales o en los núcleos urbanos más pobres, donde hay más familias con empleos precarios o con desempleo abierto? Sin pretender hacer un análisis completo para el que se necesitaría el espacio de muchas columnas en muchos días, veamos algunas.

En al aspecto crítico. 1. El desastre ruinoso de las empresas básicas y las recién estatizadas, junto con la pérdida de derechos laborales ya conquistados en años de lucha de los trabajadores. La abierta acción de “la revolución” contra los contratos colectivos, contra los beneficios socioeconómicos del trabajador y contra los derechos sindicales. Eso divorció del gobierno a decenas de miles de votantes. 2. La pésima gestión del gobernador Rangel indolente en seguridad ciudadana, malos servicios públicos, casi cero obras públicas y la actitud antiobrera y de “distancia” oligárquica de él y su grupo con respecto al pueblo. Eso debilitó mucho la prédica supuestamente “revolucionaria” del PSUV. 3.- La “obra” casi cero del gobierno y la Gobernación en cuanto a viviendas.

Del lado positivo. Porque la alternativa democrática también creció por sus propios méritos además de las grandes fallas del lado gubernamental. 1. El acertado discurso y las propuestas de Capriles con respecto a un cambio hacia el progreso social de todos, así como en cuanto al compromiso de discutir de inmediato los contratos colectivos restituyendo plenamente los derechos laborales y el pago de las enormes deudas del gobierno. 2. La acertada conducta del candidato y la dirigencia regional en cuanto a traer inversiones para recuperar la industria y crear nuevas fábricas con empleos de calidad. 3. La lucha constante y coherente de sus líderes sociales y sindicales 4. El liderazgo confiable de Andrés Velásquez que nunca ha dejado de ser la voz que reclama por Guayana. Esas y otras, explican parte del crecimiento tan grande, el segundo mayor del país, de la oposición en Bolívar.

Hay que analizar también otros aspectos colaterales pero muy importantes para encontrar explicación a que siendo un crecimiento tan grande del voto opositor en Bolívar, no haya sido suficiente para ganar e incluso para avanzar menos en los sectores mas empobrecidos. No es lo que podemos abordar hoy. Tampoco el importante asunto de la influencia del ventajismo y el abuso de poder, en parte permitidos por el CNE y otras instituciones.

Se puede ganar la elección de la Gobernación de Bolívar. Esto que analizamos lo indica. 1. La tendencia al crecimiento del cambio lo señala muy claro. 2. La fortaleza de la candidatura de Velásquez, quien fue un gran gobernador y fue electo por el pueblo en primarias abiertas y no por un “dedo” que impuso lo que no querían las bases. 3. La debilidad de la candidatura reeleccionista de Rangel que obliga al surgimiento de otras candidaturas “chavistas” por incompatibilidad de principios políticos. Quizás si Chávez hubiera escuchado el clamor de sus bases en Bolívar, permitiendo una candidatura con menos rechazo, otra sería la situación.

Para ganar, sin embargo, hay que superar algunos obstáculos. 1. Que miles de votantes superen “el guayabo” por el revés del 7-O y se activen. 2. Que sea derrotada la campaña abstencionista del “fraude” estimulada desde el gobierno para sembrar desaliento. 3. Saber si vamos a reaccionar con dignidad y coraje ante la brutal campaña mil millonaria de la oligarquía que se adueñó del chavismo en Guayana. ¿Permitiremos que enloden con mentiras al candidato electo por más de 150 mil personas? ¿Reaccionaremos con la dosis de indignación y la fuerza necesarias o nos dejaremos? ¿Seremos capaces de empinarnos con valentía como, por ejemplo, lo hicieron los ferromineros y los de Carbonorca en su elección sindical de hace algunos meses, superando tanto derroche de dinero, terrorismo y abusos de poder? Tenemos la palabra.

http://www.correodelcaroni.com/index.php?option=com_content&view=article&id=216889:publico-a-confidencialdamian-prat-c&catid=72:columnistas&Itemid=107