El Saliente paga a empleados de Nicaragua “cash”. Aquí pretende cobear con papeles chimbos

CORREO DEL CARONÍ

PÚBLICO Y CONFIDENCIAL/Damián Prat C.

¿Qué hizo el patrono gobierno con las prestaciones sociales de al menos dos millones de trabajadores del Estado? Ese dinero, de acuerdo a la Ley de 1997 debía estar depositado en fideicomisos conjuntos para que el trabajador pudiera hacer retiros anuales para planes familiares, de vivienda y otros. O en la contabilidad de las empresas y entes públicos, pero igualmente disponible para el trabajador de acuerdo a la norma de Ley. Pero la “robo-lución” le metió mano a las prestaciones para financiar su derroche, la regaladera a los amigotes (Fidel, Ortega, Evo, Lukashenko, etc.) en el exterior, para la gran corrupción y para financiar el déficit. No les basta con expoliar la renta petrolera. Le metieron mano al bolsillo del trabajador. Chávez-Giordani y cía, le expropiaron las prestaciones a los trabajadores al servicio del Estado. ¿O acaso no es así? ¿Qué parte de lo que aquí describo es incierto?

Los trabajadores de Ferrominera lo saben. Igual los de Edelca. Los jubilados de Alcasa y Venalum. Los maestros y los de la Salud, entre tantos otros. Sus prestaciones desaparecieron. Hay que hacer colas y -muchas veces- “pagar peaje” para lograr algo tras muchos meses o años. Dos y tres años sin acceso a sus prestaciones. Hay docentes que llevan seis años y más esperando el pago de sus prestaciones. Los que se jubilan no cobran o sólo logran una parte. Miles de jubilados han fallecido sin poder disfrutar de sus merecidas prestaciones “gracias a la robo-lución” que desprecia el humanismo.

Aquí en Guayana muchos han tenido que recurrir a protestas extremas como encadenarse para al menos obtener una promesa de pago parcial. Ahora, porque busca votos y necesita ofrecer algo del dinero que se “rumbeó”, el Saliente inventó ofrecer “pagar” con papeles de dudoso valor.

¿Por qué no le paga a Fidel con papeles? ¿Por qué a Fidel sí le paga (o regala) en efectivo, cash y en dólares? ¿Y en Nicaragua? Los más de 100 mil empleados públicos de Nicaragua (incluyendo militares y policías) tienen cuatro años recibiendo un bono mensual de 30 dólares que paga Chávez con el dinero de las prestaciones de los trabajadores venezolanos. En mayo pasado el bono fue aumentado en tres dólares más y para llegar a 166 mil empleados. Todo para que Ortega mantenga su convenio con el FMI y este organismo le siga prestando dinero a intereses de 2%. Porque si Ortega subía sueldos, creaba déficit en las cuentas públicas y el FMI suspendería su ayuda. La popularidad de Ortega la pagamos nosotros.

TIP 1: El ministro “forastero” Menéndez anuncia ahora, seis años después de prometidas las obras que nunca se han hecho, y a 30 días de las elecciones, que “el comandante-presidente ordenó aportar 1.700 millones de dólares para construir la Nueva Siderúrgica Nacional”. Jejeje. Muy creíble. Eso ya no es ni siquiera una “trampa caza bobos”.

TIP 2: Tres dirigentes sindicales del PSUV andan en intensa campaña dentro del gobierno rogando que alguien convenza a Chávez de pagar algo de tanto que les debe a los trabajadores. Algo de los pasivos laborales o un bono compensatorio de los aumentos que el trabajador dejó de recibir por la orden de Chávez de prohibir los contratos colectivos.

TIP 3: El “argumento” de Chávez, cada vez que le han hablado de eso a lo largo del último año y medio es que “esos trabajadores son privilegiados. Sólo piensan en esa cosa que llaman los contratos colectivos”. Esta vez el clamor del grupito sindical es desesperado: “estamos perdiendo de calle en Guayana. Los trabajadores nos rechazan”. Y le piden a Nicolás Maduro que haga algo. “Mire lo que pasó con el fracaso del mitin de San Félix y con la cómica que pusimos con la marcha contra Capriles”.

TIP 4: Ordenaron construir de emergencia un helipuerto cerca de Ciudad Piar en Tocomita. Dicen que para la cadena del domingo. Hablan de dos “inauguraciones” que son falsas. La Planta de Concentración que está en el año 14 de su construcción y que no está lista ni de lejos. Y la primera turbina de Tocoma. Hay trabajadores que están preocupados porque han oído que la orden es hacer girar “como sea” esa turbina que solo tiene el caparazón metálico, para hacer creer que “entra en servicio”.

TIP 5: A partir de 3 de enero de 2013, nunca más un trabajador al servicio del Estado tendrá que verse obligado a usar franelas de ningún color. Ni a pagar día de salario. Ni asistir a marchas o mítines obligados. Ni a recibir amenazas de despido por no aplaudir. Ese fue parte del mensaje de Henrique Capriles a los empleados públicos en su día. Respeto a su dignidad. No más humillaciones. Derechos laborales garantizados.

http://www.correodelcaroni.com/index.php?option=com_content&view=article&id=211708:publico-y-confidencialdamian-prat-c&catid=72:columnistas&Itemid=107