Iván Freites: La tragedia pudo evitarse

DIARIO  LA MAÑANA (FALCÓN)

No puede haber una comisión investigadora donde los investigados sean los investigadores.

Una refinería no es una cafetera, una refinería en un área donde deben existir niveles máximos de seguridad, de acuerdo a los estándares internacionales en materia de seguridad industrial, dijo Iván Freites, Secretario General de los Trabajadores Petroleros y Gasíferos del estado Falcón.

Argumentando algunas de las causas que pudieron haber incidido en el siniestro recién ocurrido el sábado 25 de agosto en el Complejo Refinador de Paraguaná, Freites explicó que sino hubo inversión, tampoco mantenimiento, tal como lo registra la memoria y cuenta de Petróleos de Venezuela, correspondiente a los años 2009, 2010 y 2011, es obvio deducir que pudiera registrarse un accidente con consecuencia impredecibles.

Calificó como un hecho extremadamente grave que las instalaciones petroleras hayan sido objeto de apenas un 19% de mantenimiento, en tanto y en cuanto, el proceso involucra el uso de hidrocarburos con químicos utilizados para obtener los hidrocarburos del petróleo.

Estos químicos son corrosivos y al no haber mantenimiento, los equipos sufren daños irreversibles que llevan a su deterioro. Cuando un equipo se daña y se lleva para el taller; en el taller la respuesta es que no hay dinero para el repuesto y cuando se solicita el repuesto a un proveedor, este le dice a la industria; factura contra pedido, es decir, que el pago debe ser inmediato, dijo el dirigente sindical.

SIN NIVELES ESTANDARES DE SEGURIDAD
En el año 2011, se advirtió sobre las paradas intespectivas de la planta, los reiterados incendios, las explosiones y tres paradas totales del Complejo Refinador Paraguaná. Luego, la gerencia y el gobierno pretenden hacer ver, que este tipo de situaciones son normales, lo cual implica un desconocimiento total, sobre cómo se maneja la industria petrolera, aseveró el dirigente sindical.

Cuando existe una industria donde los niveles de seguridad no son los requeridos por las normas internacionales, existe una industria con elevados niveles de accidentes, razones que nos llevaron a formular las denuncias a través de los medios de comunicación, del Ministerio del Trabajo y de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela, específicamente, el 4 de noviembre de 2010, donde se indicaban los equipos que estaban fallando en las áreas operacionales de Petróleos de Venezuela, pero no le pararon, asintió Freites.

OPERADORES POLITICOS
La tragedia se pudo evitar, los gerentes de la industria petrolera son operadores políticos, voceros de una ideología partidista, contrarios a garantizar una industria eficiente y productiva, dijo el representante sindical.

CON CRITERIO DE ESTADO
La industria petrolera no se puede seguir manejada de acuerdo a criterios de gobierno, sino a criterios de Estado, que permitan conservar políticas perdurables. Los cambios no pueden, ni deben darse, según los designios y antojos de un gobernante.

IDEOLOGIZACION
Las charlas de cinco minutos sobre seguridad industrial, se cambiaron por charlas ideológicamente doctrinarias, donde le dicen al trabajador que tiene que ser socialista y que debe dar una contribución a la revolución, equivalente a un día de salario, o donde lo obligan a comprar un ticket para financiar la campaña del candidato del gobierno, afirmó Iván Freites.

AUDITORIA
No puede haber una comisión investigadora donde los investigados sean los investigadores. La comisión que realice la auditoria para determinar las causas que originaron el siniestro debe estar integrada por gente de las comunidades, expertos en materia petrolera, los sindicatos, los delegados de prevención y los principales protagonistas que son los trabajadores, infirió finalmente el declarante.

http://www.lamanana.com.ve/coro1.html