¡Qué desastre! Pérdidas por 961 millones de dólares

CORREO DEL CARONÍ

PÚBLICO & CONFIDENCIAL/Damián Prat C.

Pensar que en 2007, hace apenas 5 años, Sidor arrojó ganancias operativas (excedentes de caja) por 704 millones de dólares que repartió entre sus accionistas, incluyendo al Estado venezolano y a 15 mil sidoristas activos o retirados con 20% cada uno. Ayer, en reunión de la Junta Directiva en Caracas se entregó el “estado de resultados 2012” en el cual se confiesa que Sidor, nuestra maravillosa Sidor, hoy arruinada por un gobierno al que no le duelen Guayana ni Venezuela (aunque su bla bla de patriotismo sea una cháchara interminable), perdió ¡961 millones de dólares! Eso es casi una tercera parte de su valor patrimonial. Con ese escandaloso resultado, la suma es de 1.440 millones de dólares en pérdidas en el trienio 2010-2011-2012.

Igual como la ministra de las cárceles ríe y se ufana de sus “logros” un día después de una masacre donde murieron 60 reclusos diciendo que “todo fue armonioso y en diálogo”. Igual que ella, cara’e tabla, no renuncia ni la destituyen sino que la bancada de diputados del PSUV la aplaude y Maduro la atornilla en el cargo, sin que le duelan los 700 y pico de reclusos muertos en año y medio dentro de las cárceles donde el Estado es responsable del control, la seguridad y la vida. Igual, digo, la segunda empresa más importante de Venezuela vive un desastre de casi mil millones de dólares en pérdidas y nadie renuncia, nadie es destituido. No pasa nada. Esto es lo que ellos llaman “la patria nueva” o los “tiempos de revolución”. La triste realidad es que son tiempos de retroceso, de involución, de vergüenza.

Sidor cerró 2012 con apenas 1 millón 725 mil toneladas de acero líquido producido cuando la meta del gobierno era 4 millones, luego reformulada a mitad de año en 2 millones 700 mil. Sidor produjo, en el último año antes de la reestatización, es decir 2007, 4 millones 300 mil toneladas de acero. Haber destrozado de esa forma a nuestra siderúrgica, en cinco años es antipatriota, antinacional, antiobrero, contrario al progreso, un grave daño a la independencia y la soberanía.

Cabillas: Pdvsa ni lava ni presta la batea
¿Eso es acaparamiento?
Ayer “explicaron” en Sidor por qué tienen acumuladas unas 30 mil toneladas de cabillas. Aguantadas, “frías”, abarrotando en exceso nada usual los sitios de almacenaje. El equivalente a casi tres meses de la producción en tiempos “rojitos” (porque en los buenos tiempos productivos eso se sacaba en un mes) mientras en toda Venezuela, el pueblo pasa trabajos para poder comprar unas pocas cabillitas que no hay en las ferreterías.

La “explicación” es más o menos la misma que ayer dimos aquí en esta columna. Con un detalle adicional. Esas 30 mil toneladas son de Pdvsa. Están comprometidas con la estatal petrolera para a su vez destinarlas a la Misión Vivienda, pero “no las está usando y por eso las dejan utilizando a Sidor como almacén”. Pero tampoco se las pagan a Sidor. Por ese concepto le adeudan a la siderúrgica 80 millones de dólares.

¿Por qué Pdvsa no retira y usa las cabillas? No lo dicen pero es obvio: pasado el acto electoral, logrados los votos, las obras de la Misión Vivienda se han paralizado o han bajado sensiblemente su ritmo. Ya no hay apuro. Todo era un acto electorero y politiquero. No era genuino querer construir viviendas. ¿Por qué Sidor, entonces, no las vende a clientes que a su vez la vendan al pueblo que las necesita y no las consigue? Porque los gerentes o directivos de Sidor serían sancionados por el gobierno. Manu militari. Lo que importa no es lo justo sino las órdenes de mando. Así andamos. ¡Ah!, si fuera una empresa privada, sería acusada de acaparamiento, pero como son ellos…

TIP 1: Convenios con China. Ayer quisieron aprobar los convenios con transnacionales de China en la Junta Directiva de Sidor, pero sin mostrarlos. Tanto el director por los sidoristas Accionistas B, Pedro Acuña, como los directores laborales se negaron a hacerlo “a ciegas”. Tienen razón. Quieren ver esos contratos. Saber qué contienen. Hummmm. Dicen que, los convenios “macro” firmados por Chávez y Rafael Ramírez establecen la obligación de Venezuela y sus empresas de comprar todo, absolutamente todo en China. Incluyendo repuestos, piezas, equipos, ingeniería, mano de obra. ¿Eso no es “neocolonialismo”? ¿Patriotas? ¿Soberanos? Si, Luis.

TIP 2: Mapa minero entregado a China. Más exactamente a una poderosa transnacional de China: Citic Group. ¿Por qué Venezuela debe entregar a extranjeros algo tan delicado como la ubicación y detalle de sus riquezas minerales? ¿Patria y soberanía? Por otro lado, ¿ese mapa no había sido elaborado por CVG Tecmin hace 20 años? Quizás sea necesario ampliarlo y actualizarlo, pero, ¿en manos de una potencia que además no oculta sus planes de hacerse con materias primas en África y América Latina? Lean el largo y excelente trabajo de investigación sobre el caso, publicado en El Nacional del domingo.

TIP 3: Humor ácido leído en twitter: “?@granlake: ¿Donde está funcionando Petro San Félix?”. Je je je. Cierto. ¿En cual “galpón”? Anuncio hecho por el entonces candidato Chávez en el mitin de San Félix en agosto, cuando buscaba votos. Más nunca hicieron nada. No era en serio. Era buscando votos.

http://www.correodelcaroni.com/index.php?option=com_content&view=article&id=221864:publico-a-confidencialdamian-prat-c&catid=72:columnistas&Itemid=107